FacebookInstagramLinkedInmenu-iconicon-playscroll-downsearchTwitterShapeYouTube
Menu

Agarre en mojado

UN VIAJE MÁS SEGURO

Para los neumáticos de verano, el agarre en mojado es especialmente importante en cuanto a la seguridad. Indica la capacidad de frenado del vehículo en carreteras mojadas. La clase A es la mejor, mientras que la clase F es la peor. Las clases D y G no se usan.

Los neumáticos con un excelente agarre en mojado tienen una distancia de frenado más corta, una maniobrabilidad más estable y mayor facilidad de conducción.

EL ÍNDICE DE AGARRE EN MOJADO ES ENGAÑOSO

El índice de agarre en mojado de un neumático no indica si es adecuado para el clima de invierno real. Por ejemplo, los neumáticos de invierno sin clavos para los países nórdicos están diseñados para carreteras ásperas, a veces muy resbaladizas, para el hielo y la nieve. Los neumáticos sin clavos desarrollados para las condiciones de Europa Central hacen hincapié en la conducción rápida en detrimento del agarre en mojado.

LA DIFERENCIA DE LA DISTANCIA DE FRENADO EQUIVALE A LA LONGITUD DE CUATRO COCHES


La etiqueta indica la distancia de frenado del neumático sobre asfalto mojado, a partir de una velocidad de 80 km/h. Por ejemplo, la diferencia entre las clases A y F en cuanto a distancia de parada puede ser de más de 18 metros, o la longitud de cuatro coches. La diferencia entre las categorías adyacentes es la longitud de un coche (de 3 a 6 m).

›› Mejor y peor. Las clases A a F tienen una distancia de frenado 18 metros más corta.
›› Las clases adyacentes. Por ejemplo: las clases B a C tienen una distancia de frenado más corta que equivale a la longitud de un coche.

El ahorro de combustible y la seguridad vial dependen en gran medida del comportamiento del conductor. Tenga en cuenta los siguientes aspectos:  

  • Una conducción económica puede reducir significativamente el consumo de combustible
  • Para optimizar la seguridad vial y la comodidad de la conducción, debe comprobar la presión de los neumáticos a intervalos regulares
  • Si la presión de los neumáticos es demasiado baja, se desgastan mucho más rápido de lo habitual; esto también afecta al consumo de combustible y supone un claro riesgo para la seguridad vial
  • Un conductor responsable siempre es consciente de las propiedades y el estado de sus neumáticos. Solamente un conductor que conozca el vehículo y sus neumáticos podrá ajustar la velocidad y la distancia de seguridad para adaptarse a las condiciones meteorológicas actuales.