mar septiembre 20 06:07 2022 en categorías Publicaciones del producto, Publicaciones de la empresa

AQUAPLANING: UNOS POCOS MILÍMETROS DE PROFUNDIDAD DE LA BANDA DE RODADURA PUEDEN SUPONER UNA GRAN DIFERENCIA EN SU SEGURIDAD

Al final de la temporada de verano, los conductores pueden encontrarse con repentinas tormentas torrenciales que pueden convertir instantáneamente algunos tramos de carretera en zonas de alto riesgo con peligro de aquaplaning. El fabricante de neumáticos Nokian Tyres explica qué hay que tener en cuenta durante la temporada de lluvias y por qué unos pocos milímetros de banda de rodadura pueden marcar la diferencia.

El aquaplaning es una amenaza real en tiempo de lluvia. Cuando la banda de rodadura no es capaz de drenar toda el agua del punto de contacto entre el neumático y la carretera, se forma un colchón de agua bajo el neumático. Esto hace que los neumáticos pierdan su agarre y el conductor pierda el control de su vehículo.

 

"En una situación como ésta, el conductor puede convertirse en un pasajero indefenso y sin control sobre su vehículo en un instante. Pero lo más importante es mantener la calma y no frenar de golpe. Lo mejor es levantar el pie del acelerador, dejar que el coche reduzca lentamente la velocidad y prestar atención al sentido de la marcha. Una vez que sentimos que los neumáticos recuperan el contacto con la carretera, podemos volver a acelerar gradualmente", dice Martin Dražík, Director de Producto para Europa Central de Nokian Tyres.

 

Existe un riesgo real de aquaplaning incluso con neumáticos buenos, pero es casi seguro con los desgastados. Por eso es importante conocer el estado y la calidad de los neumáticos de tu coche. Como regla general, cuanto menor sea la profundidad de la banda de rodadura, más probable será que los neumáticos pierdan su agarre en una carretera mojada. Por lo tanto, conducir con neumáticos desgastados es un riesgo importante, sobre todo en caso de lluvia, cuando la distancia de frenado es significativamente mayor, y nos convertimos en un peligro no sólo para nosotros mismos, sino para todos los que nos rodean.

 

Los conductores que han pospuesto la compra de neumáticos nuevos deben prestar aún más atención al mantenimiento adecuado de los actuales, para que sus características de seguridad duren el mayor tiempo posible. El riesgo de aquaplaning puede reducirse utilizando neumáticos con una banda de rodadura de al menos 4 mm. Una vez que la profundidad de la banda de rodadura desciende por debajo de esta cifra, tu protección frente a este peligroso fenómeno se reduce considerablemente. La presión correcta de los neumáticos también es importante.

 

"Nuestros neumáticos cuentan con varias innovaciones que simplifican la conducción segura y el control de su estado. Uno de ellos es el patentado Indicador de Seguridad de Conducción, que permite al conductor ver inmediatamente cuántos milímetros de banda de rodadura le quedan a cada neumático a simple vista", añade Dražík.

 

Es importante anticiparse a las situaciones de peligro

La lluvia intensa y neumáticos en mal estado son una mala combinación. Del mismo modo, conducir demasiado rápido con mal tiempo hace que el vehículo sea más propenso al aquaplaning, incluso si tiene buenos neumáticos. Cuando llueve mucho, hay que reducir la velocidad hasta 15 a 20 km/h para que la banda de rodadura pueda drenar todo el agua entre el neumático y la carretera.

 

 "No entiendo por qué tanta gente conduce en las roderas de la carretera incluso cuando llueve. Es precisamente ahí donde el riesgo de aquaplaning es mayor. Conducir en las roderas también desgasta los neumáticos más rápidamente porque el asfalto es mucho más áspero ahí. Ésa es otra razón para conducir fuera de las roderas," señala Martin Dražík, de Nokian Tyres.

 

Las pruebas realizadas por la revista finlandesa Mootori (03/2020) demostraron que los neumáticos desgastados empezaban a hacer aquaplaning a una velocidad de hasta 15 km/h antes que los nuevos. Para el mejor neumático probado, el nuevo neumático empezó a hacer aquaplaning a 90,4 km/h, mientras que un neumático desgastado a sólo 3,5 mm ya empezó a hacer aquaplaning a unos 75 km/h. Además de la profundidad de la banda de rodadura, también debe comprobarse la presión de los neumáticos. La presión baja aumenta el riesgo de aquaplaning. Comprobar la presión de los neumáticos y ajustarla al nivel correcto, si es necesario, es una medida de seguridad básica que se puede tomar en la gasolinera más cercana y no cuesta nada.

 

Consejos para prevenir el riesgo de aquaplaning

  • Comprueba el estado de tus neumáticos antes de cada viaje, mantén una presión suficiente y asegúrate de que la profundidad de la banda de rodadura es de al menos 4 mm para garantizar la seguridad en la conducción.
  • Mira el parte meteorológico antes de conducir y anticípate a las situaciones de peligro, como chaparrones o tormentas eléctricas.
  • No circules por las roderas de la carretera cuando llueve.
  • Reduce la velocidad en al menos 20 km por hora durante lluvias y chaparrones.
  • Mantén una distancia suficiente con los vehículos delante de ti.
  • Si se produce el aquaplaning, mantén la calma, levanta el pie del acelerador y deja que el coche reduzca la velocidad hasta que vuelvas a sentir el contacto entre los neumáticos y la carretera y mantén el sentido de la marcha.

 

 

Fotos:

Descargar imágenes

 

Más sobre el tema:

Cuidado con el aquaplaning

Los peligros del aquaplaning

 

Información adicional:

Jaroslav Nálevka, PR Consultant, 00420 725 865 874,

jaroslav.pr.ext@mccann.cz

Zuzana Seidl, PR Manager Nokian Tyres CE, 00420 603 578 866,

zuzana.seidl@nokiantyres.com