FacebookInstagramLinkedInmenu-iconPinicon-playscroll-downsearchTwitterShapeYouTube
Menu

Los peligros del aquaplaning

Cuando conduce en carreteras secas en verano, el conductor apenas tiene que preocuparse de los neumáticos. Cuando estalla una tormenta o una persistente lluvia de verano llena los surcos de la carretera, es una cosa completamente diferente. El peligro del aquaplaning se puede sentir en la dirección: Es difícil controlar el coche, sobre todo si los neumáticos están desgastados o en malas condiciones. La mejor forma de prevenir el aquaplaning es usar neumáticos nuevos. Incluso los neumáticos nuevos no eliminan por completo el riesgo de aquaplaning, pero es posible controlar el coche si se adapta la velocidad a las condiciones meteorológicas.

SE PIERDEN LAS SENSACIONES

Desde el punto de vista de la seguridad vial, es importante mantener los neumáticos con la profundidad de las ranuras y sus propiedades adecuadas para adaptarse a las condiciones meteorológicas. Si hay mucha agua en la carretera y la velocidad supera cierto límite, la banda de rodadura del neumático ya no evacúa el agua por debajo del neumático. Se pierde el contacto entre el neumático y la carretera, y también el agarre.

Cuando la banda de rodadura de los neumáticos tiene menos de cuatro milímetros, el agarre en mojado y las propiedades de aquaplaning se deterioran y aumenta bastante el riesgo de aquaplaning. Además, la distancia de frenado es mayor y el coche derrapa con más facilidad.

En pruebas recientes realizadas por Tekniikan Maailma (5/2018), los neumáticos desgastados empezaron a sufrir aquaplaning a unas velocidades tan bajas como los 75 km/h. El mejor neumático nuevo de la prueba solo empezó a sufrir aquaplaning a 88 km/h.

In recent tests conducted by Tekniikan Maailma (5/2018), worn tyres started aquaplaning at speeds as low as 75 km/h. The best new tyre in the test only started aquaplaning at 88 km/h.

SE PIERDE LA ZONA DE CONTACTO

Cuando aumenta la velocidad de conducción y se desgastan los neumáticos, la zona de contacto entre el neumático y la carretera se reduce considerablemente. La siguiente figura muestra el tamaño de la zona de contacto de un neumático de verano con ranuras de varias profundidades conduciendo a diferentes velocidades en una carretera con un grosor de agua de tres milímetros. La zona de contacto de un vehículo con neumáticos desgastados (banda de rodadura de 1,6 mm) y a 125 km/h de velocidad es solo de un 6 por ciento en comparación con un vehículo parado.

Size of the contact area of a summer tyre with various groove depths