Menu
Menu

Neumáticos con clavos

Los neumáticos con clavos empezaron a ser habituales en los años 60 y aún ocupan una posición muy sólida en el mercado de los neumáticos de invierno. Los neumáticos con clavos realmente entran en acción en los tramos de carretera con hielo durante el invierno, cuando los neumáticos pueden penetrar y encontrar sorprendentes niveles de agarre incluso en las superficies más resbaladizas. Los neumáticos con clavos son una buena elección para los conductores con poca experiencia conduciendo en invierno, porque mitigan los cambios de las condiciones de conducción.

Durante los primeros 400 o 500 kilómetros, los neumáticos con clavos nuevos se deben conducir evitando las aceleraciones rápidas, giros a gran velocidad y frenadas bruscas. Entonces los clavos podrán asentarse en sus orificios y funcionarán correctamente durante la vida útil del neumático. No se pueden instalar clavos nuevos para reemplazar a los clavos perdidos, porque no se asentarán en los orificios formados en el neumático. Los orificios de los clavos se forman durante el proceso de vulcanización mediante clavijas en el molde del neumático. Los orificios de los clavos de los neumáticos de maquinaria pesada generalmente se perforan después de fabricarlos.

Un neumático de invierno se puede reconocer por la marca M&S, que indica que es adecuado para su uso en nieve (barro y nieve). Si se pregunta si los neumáticos con clavos podrían ser la mejor elección para usted, aquí puede obtener más información y comprobar si los neumáticos de invierno con clavos y sin ellos se adaptan mejor a sus necesidades.